Loftus Hall, la mansión más encantada de Irlanda

En la península de Hook, en el condado de Wexford, se encuentra la que se dice que es la mansión más encantada de toda Irlanda: Loftus Hall. Una idílica casa de campo en la que habitan tanto el mismísimo diablo como el fantasma de una joven mujer, según cuentan las leyendas del lugar. Y no es para menos conociendo su oscuro pasado.

La historia del Loftus Hall se remonta al año 1170, cuando el caballero normando Raymond «Le Gros» (El gordo) Fitzgerald construyó un castillo en la zona. Para adoptar una identidad irlandesa, Fitzgerald decidió cambiar su apellido al de Redmond, y fueron sus descendientes los que mandaron construir un nuevo edificio en el año 1350, en plena Peste Negra, conociéndose dicha construcción a partir de entonces como Redmond Hall.

El castillo perteneció a los Redmond hasta el año 1650, momento en el que fue adquirido por la familia Loftus, la cual era dueña de diversas plantaciones, y en el año 1666 se convirtió oficialmente en la residencia oficial de Henry Loftus, cambiando de nombre a Loftus Hall, que es como mejor se conoce a esta construcción.

El punto de inflexión fue entre los años 1872 a 1879, cuando el marqués John Henry Wellington Graham Loftus quiso llevar a cabo una serie de remodelaciones con motivo de preparar el castillo para la visita oficial de la reina Victoria, algo que nunca llegó a suceder y que provocó la bancarrota de la familia.

Es así como en el año 1917, el Loftus Hall fue adquirido por la Orden de San Benito, de carácter católico, para convertirlo en un convento, y también como la escuela para chicas de las Hermanas de la Providencia, pero esa no sería su última utilidad: durante la década de los 80 hasta principios de los años 90 también funcionó como hotel, aunque no tuvo mucho éxito y es lo que propició el cierre de sus puertas.

La leyenda del Loftus Hall

Durante una horrible tormenta, según cuenta la leyenda, un extraño llegó a Loftus Hall montado a caballo. Debido al mal tiempo, la familia Tottenham lo invitó a pasar la noche y tomar refugio en el castillo. La hija, Lady Anne Tottenham, que, como el resto de la familia, no conocía al invitado, no tardó en empezar a mostrar cierto afecto hacia él.

Una noche, mientras jugaban a las cartas, a Lady Anne se le cayó una de ellas y, mientras se inclinaba para recogerla, vio que el extraño, en lugar de pies, tenía pezuñas hendidas. Acto seguido, el invitado estalló en llamas y atravesó el techo.

Fue tal la conmoción que, según la leyenda, Lady Anne Tottenham nunca se recuperó del incidente, ya que había visto al mismísimo diablo y le afectó profundamente, hasta el punto de que pasó el resto de su vida aislada en la sala de los tapices.

El personal de servicio y la familia no tardó en reportar avistamientos del fantasma de Lady Anne Tottenham merodeando por la noche entre las paredes del Loftus Hall. Y es que durante la década de 1880, tuvo lugar un macabro descubrimiento: los restos de un niño en la sala de los tapices, tras sus paredes.

No es que Lady Anne fuera emparedada en la sala en la que vivió hasta el final de sus días, sino que se cree que dio a luz a un niño fruto del encuentro con el extraño con pezuñas en lugar de pies mientras estaba aislada en la habitación de los tapices. Se desconoce si el bebé murió de causas naturales o fue asesinado por la propia Lady Anne y el resto de la familia por ser «la semilla del diablo».

El Loftus Hall en la actualidad

Con 2.520 metros cuadrados construidos, 22 habitaciones y 14 baños, el británico Aidan Quigley, apasionado de la historia del lugar, adquirió el Loftus Hall en el año 2011 para, un año después y tras diversas renovaciones, abrirlo al público. Miles de turistas visitaron el lugar desde el año 2012 hasta el 2020, que fue cuando volvió a cerrar sus puertas.

En dicho año se puso a la venta por 2,5 millones de euros y no tardó en encontrar a un comprador, ya que en 2021 pasó de manos y está planeado que el Loftus Hall se convierta en un complejo hotelero de lujo, por lo que en los próximos años se llevarán a cabo obras de remodelación del lugar.

Si bien ya no es posible realizar un tour turístico físicamente, es posible hacerlo de forma virtual y recorrer las estancias de la impresionante mansión. Una estupenda experiencia inmersiva para adentrarse en la casa en la que el diablo jugó a las cartas.

Imágenes | PJ Brown (destacada)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *